69 69 24 304 [email protected]

El Manifiesto de Ellen.

20151128_175041_web

Este fin de semana en Donostia, el Ayuntamiento de Donostia nos preparó una recepción muy especial. Allí estaba Ellen, una niña que un día hablando  con su amiga sobre el cambio Climático, escribió estas reflexiones que luego nos leyó. Desde aquí gracias a todos los que en en esta maravillosa ciudad nos recibieron y acogieron. Pero en especial gracias  a los padres de Ellen por educarla tan bien. Niñas tan sensibles y clarividentes son las mujeres que harán falta el día de mañana:

CONVOCATORIA PARA CONCIENCIAR SOBRE  El calentamiento global.
Ellen Kelly Fernández (9 años). Noviembre 2015.

Hay muchos conflictos, por diversos motivos, procedentes de muchos lugares del planeta. Pero siempre hay que tener ESPERANZA. Para SOLUCIONAR estos conflictos se necesita tiempo. El tiempo no es eterno pero los niños tenemos mucho por delante. Sin embargo, ese tiempo está  disminuyendo debido a la contaminación. Los Polos se derriten, lo que producirá muchas inundaciones y tsunamis por aumento del mar y dejará a una parte considerable de la población mundial bajo el mar.

Otra de las razones fundamentales de que nuestro tiempo se acabe es la contaminación debida al petróleo. Contamina el aire, por lo que respiramos oxigeno menos limpio.

Estos cambios pueden ser drásticos, de hecho ya lo están siendo y pueden hacer evaporarse las vidas de muchos habitantes de la Tierra.

Todos podemos colaborar a mejorar el problema. Pero si alguien cree que no es responsable de esta delicada situación en la que vivimos, y opina que el problema es de los gobernantes, está muy equivocado, ya que todos usamos el coche, dejamos el grifo abierto…

Todo esto viene como fruto del dinero. Las personas se fijan más en la economía y no nos damos cuenta de que, por mucho dinero que tengamos, si lo dicho sucede, no habrá dinero que valga. Por eso el dinero no da la felicidad.

Como ciudadanos del planeta Tierra todos somos los encargados de cuidar el sitio donde hemos vivido siempre, nuestro planeta.

Leave a Reply