69 69 24 304 [email protected]

Etapa 16 Miranda de Ebro-Vitoria

Después de pasar media noche en vela al son de los ronquidos de mi entrañable amigo Toni, comienza un nuevo día con los despertadores resonando por todo el pabellón municipal de Miranda.
Una vez desmontado el campamento nos reunimos para analizar la etapa del dia, son 36km y unos 400m de desnivel positivo los que nos separan de Vitoria, donde nos espera una nueva jornada de descanso.
También aprovechamos la reunión matinal para ir engrasando la dinámica del grupo y reparar los pinchazos que van surgiendo en el dia a dia. Así es como recargamos las alforjas antes de emprender la marcha, con diálogo y un abrazo grupal que renueva la energía del Ecopelotón de activistas.
Son las 11 de la mañana y las primeras pedaladas nos van quitando el frío del cuerpo, justo a la salida de Miranda, cruzamos el río Ebro y entramos en Euskal Herria.
A los pocos kilómetros dejamos la carretera de Logroño (N-124) y a la altura de Berantevillo nos desviamos por una carretera cuaternaria en buen estado y con muy poco tráfico que nos permite disfrutar tranquilamente del paisaje otoñal.
Llega la hora del almuerzo y el grupo de cola en el que ruedo dia si, dia también, va a la caza del bar, rastreamos los  pequeños pueblos que se van cruzando en nuestro camino sin localizar nuestro objetivo, pasamos por Cucho, Busto de Treviño, Golernio y finalmente paramos en un soportal de Doroño para protegernos de la lluvia.
Este momento me recuerda a las cenas de “pa i porta” tan habituales en mi tierra, empezamos a sacar la comida que llevamos en las alforjas y la compartimos entre todos.
El postre se lo saca Felipe de la manga, almendras garrapiñadas de Treviño que nos aportan energía extra para subir el alto de Zaldiarán.
Arriba del puerto lo típico, parada y foto, salvamos el planeta montando en bicicleta, foto… Y después de una agradable bajada entramos a Vitoria por Armentia.
Nos dirigimos al centro de la ciudad por sus espectaculares carriles para bicicletas, son las 17h y antes de subir al frontón autogestionado San José, donde pasaremos las dos siguientes noches, Vitoria Gasteiz nos recibe con un platazo de bacalao con patatas que nos repone del cansancio que vamos acumulando.
Una vez instalados nos dirigimos al Zapateneo, la librería libertaria de la calle zapateros para ver el estreno del documental de Naomi Klein, “Esto lo cambia todo”, organizado por Ecologistas Martxan, Bizikletereak y el colectivo por el Decrecimiento.
Y acabamos la jornada con pinchos y potes en el Hala Hedi, taberna autogestionada que sirve para financiar la radio libre del mismo nombre.

Relato escrito por Esteban

IMG_20151126_093435

Leave a Reply